La producción de electricidad con carbón alcanza en lo que va de año los 37.411 gigavatios hora (GWh), lo que supone el 17,1% de la generación nacional.

Según las estadísticas de Red Eléctrica de España (REE), consultada por Servimedia, la producción con carbón, que ha aumentado este año un 28,3%, se sitúa como la tercera fuente de generación, solo superada por la energía nuclear y la eólica.

Gran parte de este incremento se explica por la meteorología, ya que el carbón es una de las alternativas, junto a los ciclos combinados de gas, a la producción hidráulica en los años secos y a la ausencia de viento.

De hecho, el año pasado su aportación era del 13,2 por ciento, lo que le dejó también por detrás de la generación hidráulica, una fuente que este año ha caído un 49 por ciento por la sequía. Además, la eólica ha bajado un 6,9 por ciento.

Las centrales de carbón protagonizan actualmente una disputa entre el Ministerio de Energía e Iberdrola, ya que la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán ha solicitado el cierre de sus dos últimas plantas de este tipo en España, las situadas en Lada (Asturias) y Velilla (Palencia).

El departamento dirigido por Álvaro Nadal rechaza aceptar el cierre y, para poderlo evitar, trabaja en un decreto que le permita negar la autorización por motivos económicos y no solo por causas relacionadas con la seguridad de suministro.

En concreto, según los cálculos del Ministerio, gracias a la producción de estas plantas, se evita que la factura de la luz de cada familia española se incremente en 2,5 euros anuales, puesto que el carbón es una alternativa a las renovables más barata que el gas.