MINERÍA

Tudanca reclama “torcer el brazo al Gobierno” para cambiar su voluntad política y conseguir la supervivencia de las cuencas

El líder del PSCyL participa en Villablino en los actos conmemorativos del 25 aniversario de la primera Marcha Negra en la que medio millar de mineros caminaron hasta Madrid
El secretario general del PSOE de Castilla y León (PSCyL) y portavoz en las Cortes, Luis Tudanca (C), acude al acto conmemorativo de la primera Marcha Negra ocurrida hace 25 años. Peio García / ICAL

El secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, reclamó hoy trabajo para “torcer el brazo al Gobierno” para cambiar su voluntad política y que se consiga la supervivencia de las cuencas mineras. Tudanca estimó que tiene que buscarse una solución a la problemática que está viviendo el carbón aunque consideró “inevitable” que se sigan buscando alternativas y se encuentren, si bien lo condicionó a la voluntad política del Ejecutivo central que “se empeñó desde el primer día en acabar con la minería y con las cuencas”.

Tudanca, que participó hoy en Villablino (León) en el acto conmemorativo del 25 aniversario de la primera Marcha Negra, en la que medio millar de mineros caminaron hasta Madrid en una protesta laboral histórica, recalcó que la discusión actual no versa sobre si es necesario el carbón o no, sino que todo el mundo está defendiendo que “el carbón es imprescindible” en el mix energético nacional y que incluso permitiría abaratar el recibo de la luz. “El problema es que el carbón que se está quemando no es de aquí, eso es lo que no tiene sentido, que no se queme el carbón que tenemos”, declaró.

Para Tudanca, se trata de “una cuestión ideológica y de voluntad política” y confió en que esa tendencia pueda cambiarse y se busquen otras alternativas complementarias a la minería “pero salvando el sector del carbón”, apostilló. “Hay que buscar las alternativas y trabajar por desarrollar industrialmente y tejer un tejido productivo complementario y más diverso”, aunque sin la minería “esto no es posible” en comarcas como Laciana, tradicionalmente mineras.

La decadencia del sector del carbón ha provocado importantes perjuicios en localidades como Villablino, que ha pasado de contar con 16.000 a apenas 9.000 habitantes en la actualidad, además de que hace 25 años la protesta de la Marcha Minera fue protagonizada por integrantes de una empresa que contaba con 2.000 mineros mientras que ahora quedan menos de 400 en la provincia de León. Este decaimiento tiene que servir, según Tudanca, de “acicate” para no bajar los brazos en una lucha que “no es solo una lucha por la minería, sino por las cuencas y la gente que quiere quedarse en la tierra que les ha visto nacer y tener allí oportunidades”, pero comarcas como esta no van a tener oportunidades “sin la minería”.

Por su parte, el alcalde de Villablino, Mario Rivas, recordó que la minería “no está muerta” y que el sector tiene todavía “mucho camino que recorrer y que decir”. Para el alcalde lacianiego, ha quedado claro que el carbón nacional “es importante e imprescindible” para el sistema energético del país además de que supone “la supervivencia de comarcas mineras” que cuentan con más de un millón de habitantes en toda España.

Rivas consideró que “no se puede seguir con ese ahogamiento” al que el Gobierno estaba sometiendo al sector por motivos “ideológicos” porque se trata de un colectivo “reivindicativo y que no se conforma con la situación en la que nos quieren poner”, de ahí que Rivas advierta de que las cuencas no se van a callar y el Gobierno puede encontrarse con un millón de personas pidiendo al Ejecutivo “que sea justo y atienda sus necesidades”.

 

Print Friendly, PDF & Email