El responsable autonómico de minería en el sindicato UGT, Jorge Díez, valoró hoy la “buena predisposición” de Endesa, tras conocerse esta semana que la eléctrica reanudaba los contratos de compra de carbón con la Compañía Minera Astur Leonesa. “Es un movimiento positivo”, sentenció Díez, que encabezó una nueva concentración de trabajadores de las empresas Uminsa e Hijos de Baldomero García (HBG) a las puertas de la central térmica berciana de Compostilla.

Al respecto, Díez, que también es presidente del comité de empresa de Uminsa definió la actual situación como “tira y afloja”, con la eléctrica por un lado y la administración concursal de Uminsa y el empresario propietario de HBG por el otro. “Están en contacto continuo, pero aún no se ha llegado a un acuerdo en cuento a precio y toneladas”, explicó. En ese sentido, valoró que la negociación de las cantidades y precios debe cubrir los gastos de extracción de una empresa que, como es el caso de Uminsa, está muy repartida sobre el territorio.

En la misma línea, Díez advirtió que los trabajadores de ambas empresas continuarán con sus movilizaciones y adelantó que “se endurecerán las medidas de presión si se rompe la baraja”. “Abogamos porque se llegue a un acuerdo más pronto que tarde”, recalcó el responsable de minería de UGT, que recordó que los empleados volverán a concentrarse delante de la térmica en la jornada de mañana.

Por otro lado, respecto a la polémica desatada entre el sindicato USO y las dos centrales sindicales mayoritarias tras el anuncio de la reanudación de las compras a Astur Leonesa, Díez evitó entrar en lo que considera “una guerra por ver si uno hace más o hace menos”.El fin es el mismo: que se compre nuestro carbón”, recalcó el líder de UGT, que consideró “absurda” la posición de USO al reclamar su primacía en la lucha por el sector. “Ellos salieron antes a la calle y nosotros salimos cuando nos dieron la noticia de que iban a extinguir nuestros contratos”, recordó Díez.