El responsable autonómico de minería en el sindicato UGT, Jorge Díez, pidió hoy la constitución de un “frente común” en las administraciones para desbloquear el “abismo” al que se asoma el sector ante la negativa de las centrales eléctricas a adquirir carbón autóctono. Al término de su reunión con el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, Díez recalcó que el conflicto depende de una “decisión política” e instó al secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, a “desbloquear la situación”.

En ese sentido, el líder sindical exigió “que no se vean extinguidos los contratos” de las empresas mineras. “A la vuelta del verano nos hemos encontrado que, por el camino, una empresa ya ha extinguido los contratos de los trabajadores mientras que otra ha dado un plazo de mes y medio para extinguir los contratos”, aseguró en referencia a HBG y Uminsa, respectivamente.

Al respecto, los sindicatos iniciaron hoy una ronda de reuniones a nivel de federaciones para recabar el apoyo de las distintas administraciones en la lucha por “la supervivencia de las comarcas mineras” ante la negativa de la central eléctrica de Compostilla a comprar carbón autóctono. En esa línea, Díez valoró el “apoyo” de la Diputación leonesa, en la que dos de sus vicepresidentes son alcaldes de municipios mineros. “Salimos reforzados”, resumió.

Por su parte, Martínez Majo, destacó el “apoyo a sus reivindicaciones” por parte de la institución provincial y recordó que la quema de carbón autóctono es “necesaria” en el mix energético. “Lo más sagrado es mantener los puestos de trabajo”, explicó el presidente provincial, que aseguró que colabora con la Mesa de la Energía del Bierzo para “intentar que el Ministerio fuerce a las eléctricas a consumir carbón nacional”.