Con la majestuosidad que caracteriza a esta raza canina, desfilaron los mejores mastines españoles del panorama nacional en la XXVI edición del concurso monográfico que se celebra en la capital de la comarca en torno a la figura de este animal. Más de 130 perros procedentes de Galicia, Cantabria, Asturias, Segovia o Palencia. Una cifra que evidencia el éxito del certamen de Villablino que se encuentra más que consolidado y que cada año va ganando más participantes.

Que Laciana es tierra de mastines es evidente. Es un símbolo del Valle que ha logrado situar a la comarca en el mapa gracias a este animal. La calidad de los canes criados en la zona se ha hecho patente con la victoria, por parte de ejemplares lacianiegos, de importantes premios en este monográfico. Sin ir más lejos, Toro de Buxionte, de Basilio Gago, se hizo con el galardón al mejor joven mientras que Braña de Los Piscardos, de Luis María Fernández, resultó vencedora en la categoría de mejor hembra del concurso. El mejor lote de cría recayó en los mastines de Filandón, de José Manuel Moncó. Además este mismo criador logró el premio en la categoría abierta de machos con Brio de Filandón. También Ermitaño de la Filtrosa de, José Antonio González, se alzó con el galardón al mejor cachorro mientras que Brea de Filadón ganó el premio al mejor cachorro hembra.

Los criadores visitantes, asimismo, consiguieron importantes premios como Ron de Amdece de Nava -Navatejera-, el mejor macho o Armany del Valle del Pisueña -Cantabria- mejor muy cachorro. La mejor pareja recayó en los mastines de Arasanz -Segovia- así como también el premio en la categoría de abierta hembras con Celosa de Arasanz. El galardón al expositor más joven, en esta ocasión, se fue para Camposagrado con Marco de 6 añitos. 

Jornada intensa en la que la jueza internacional Fátima Gómez -de Cantabria- no lo tuvo fácil a la hora de emitir sus valoraciones. Unos perros que se ajustaban perfectamente al estándar en cuanto a tipicidad, movimiento, talla, pelo, color de ojos etc y que durante horas captaron la atención de centenares de personas que no quisieron perderse el evento. Y es que ya se sabe, el mastín es ese animal de raza valiente, noble, altiva y fiel que conquista a grandes y a no tan grandes.