Risas y recuerdos y hasta reencuentros se dieron cabida en un auditorio, repleto de familiares, amigos y vecinos, que también fue testigo de las batallas más duras vividas por aquellos hombres que cada día se jugaban la piel en el tajo. Es la cara más amarga y más cruel de la mina.

Hoy, día de Santa Bárbara, se ha rendido tributo en Villablino a 22 hombres y una mujer nacidos, en esta ocasión, entre los años 1942 y 1943 en un reconocimiento a aquellos que dedicaron sus vidas al sector del carbón. Son José Antonio Álvarez y Floreal Álvarez -ambos de Caboalles de Abajo-, Manuel Testa, de Rabanal de Abajo, Fermín Álvarez, Francisco Álvarez, Alipio Antúnez, Luciano Castro, Eliseo Cortizo, Domingo Díaz, Félix Fernández, Luis Gómez, Manuel Menéndez, Maximino Porto, Germán Rodríguez y José Suárez, todos ellos de Villablino. De la pedanía de Villaseca de Laciana se homenajeó a Manuel Rubio, Luis Rodríguez, Julián Domínguez, Antonio Juárez, Bernardino Rodríguez, Joaquín García, Manuel Legazpi y Faustina Sevillano; única fémina.

Hubo sitio además para la música, con el coro ‘La Chaniecha’ de Caboalles de Abajo, y para las anécdotas más divertidas que cada uno de ellos atesora de su paso por la mina. Pero sin duda alguna Santa Bárbara también trae a la memoria a todos los mineros que perdieron su vida en el tajo. En efecto una jornada para la emoción y el recuerdo que comenzó a las 12:00 horas con la Santa Misa en la Iglesia Parroquial de Villablino, en la que participó la Coral Santa Bárbara. Posteriormente se llevó a cabo la ofrenda de la corona de laurel al monumento del Minero. Y es que ya se sabe que los hilos de la historia de Laciana se escriben con carbón.