La Diputación de León invertirá 1,6 millones de euros en la reparación de firme y adecuación de cinco carreteras de la red provincial en una decidida apuesta por mejorar las infraestructuras de titularidad provincial, formada por más de 3.000 kilómetros de carreteras. La Diputación de León está realizando un esfuerzo inversor muy relevante en los dos últimos años con el objetivo de poner en valor la red provincial de carreteras como elemento esencial para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de la provincia.

La actuación más relevante corresponde al ensanche a ocho metros y reparación del firme del tramo de la LE-6453 que une la autopista AP-71 (León-Astorga) con Nistal de la Vega. La actuación está valorada en 460.851 euros y permitirá completar la actuación de la carretera entre San Justo y Nistal, cuyo primer tramo ya se había ejecutado por parte de la institución provincial. La actuación, además de la ampliación y renovación de firme, también recoge la renovación de las señalizaciones horizontal y vertical del tramo de carretera.

La segunda obra se acometerá en la comarca del Bierzo, y consistirá en la mejora del trazado y construcción de un nuevo puente sobre el arroyo El Regato en la LE-4210 que une Vega de Espinareda con Burbia. La adecuación de este tramo, que se sume a las últimas actuaciones realizadas en los últimos años de mejora y ensanche, supone una inversión de casi 339.000 euros. Se va a actuar con la construcción de un nuevo puente y la mejora del trazado en los accesos al mismo por cuanto, actualmente, tiene un ancho que limita el paso de vehículos pesados.

Con la tercera actuación prevista se completa el proyecto de ensanche y mejora de la carretera LE-5503 entre Carrizo de la Ribera y Las Omañas por Villaviciosa, ejecutado en cuatro fases. Este cuarto proyecto supone el ensanche a siete metros y la renovación del firme entre el punto kilométrico 10,3 al final de la travesía de Villaviciosa y el punto kilométrico 11,2, final de la ejecución prevista. Esta actuación supone una inversión de 326.780 euros e incluye, a su vez, la renovación de la señalización horizontal, vertical y del balizamiento existente.

También se llevará a cabo la mejora del estado de la carretera con el ensanchamiento, mejora del drenaje, renovación de las señalizaciones en la LE-3501 que une Buiza con Folledo, una obra que cuenta con un presupuesto de 241.741 euros. La quinta actuación prevista en este proyecto es el ensanche y la renovación de firme en un kilómetrode la LE-8504 que une la N-VI con San Adrián del Valle. Con ello se permitirá la circulación simultánea de vehículos en ambos carriles, y se mejorará la señalización tanto vertical como horizontal.