Es la conclusión que se obtiene de la reunión mantenida entre el comité de empresa de Hijos de Baldomero García con la dirección de la compañía minera. Tal y como han informado los representantes sindicales, “se nos comunica el cierre de la explotación, por no llegar a un acuerdo con la térmica en la compra del carbón, ofertando unos precios de 55 euros por tonelada, inasumibles para una mina de interior y muy por debajo del precio del mineral de importación puesto en la central”.

De momento el comité de empresa ya ha avanzado que “ante esta situación tan penosa y cansados de tantas promesas incumplidas, en los próximos días se estudiará emprender posibles movilizaciones” Y es que el cese de actividad en el centro de trabajo “conlleva mandar trabajadores al ERE y restricciones de contratos“.

Además, los representantes sindicales consideran que la situación ha sido producida por “el incumplimiento reiterado del Marco de Actuación firmado, con una pasividad tremenda del Gobierno de España, la complicidad de la Junta de Castilla y León y los acuerdos cerrados en temas de precios por alguna explotación a cielo abierto”.

El Comité de Empresa exige, por tanto, una solución inmediata al problema existente; “que políticamente se dé una solución para el consumo del carbón de nuestras minas, a un precio razonable, para poder reanudar la actividad lo antes posible ya que se cierra la última mina de interior de Castilla y León”.