Así, despacito, al tran-tran, con el amor por las cosas bien hechas, por la tierra y por su gente, este periódico, LACIANA DIGITAL, ha llegado a su primer año de vida. Lo que nació como una corresponsalía de la cabecera EL BIERZO DIGITAL, cobró vida propia ¿por qué? Porque Villablino, el Valle entero, tiene entidad propia, importancia suficiente y sus gentes merecen contar con un medio de comunicación propio. Nos llamaban locos y sí, hay muchas revistas, blogs e incluso algunas webs que pretenden sujetar la pesada antorcha de la actualidad; incluso otros antes, durante y después han venido a esta tierra en formato corresponsalía, visita esporádica o simplemente en búsqueda de cobertura. Si hemos servido de detonante para otros nos alegramos, Laciana lo merece. Pero que nadie piense que existe un Dorado sin trabajarlo. El verdadero tesoro de esta tierra está en sus gentes, en sus habitantes, en los resistentes a unos tiempos que no son fáciles pero del que seguro saldremos en la medida y forma que el destino tenga predestinado y nosotros por sí solos nos lo forjemos.

Agradecemos sinceramente al Ayuntamiento de Villablino, y en especial a su alcalde, Mario Rivas, que siempre ha tenido las puertas abiertas a nuestras ideas e iniciativas. A nuestros anunciantes, pocos pero crecientes, por depositar su inversión, su marca, su negocio en nuestras manos. Pero sobre todo, a los más de 2.000 lectores de promedio diario que en un año, siempre con oscilaciones, nos siguen todos y cada uno de los 365 días y los que aún quedan por venir.

Por nuestra parte, renovamos hoy nuestro contrato con ustedes, de ser notarios fieles de la actualidad de la forma que mejor podemos y sabemos. Con humildad, perseverancia, sentido de la neutralidad y hacer un poquito mejor a la comarca y a sus vecinos. Así lo hemos intentado realizar en este primer cumpleaños que celebramos con renovada fe y confianza en Laciana en todos sus ámbitos y sentidos.

El editor