Globos blancos y morados, carteles en contra de la violencia de género y el auditorio de la Casa de Cultura de Villablino bastaron para rechazar y condenar la violencia machista en un acto en el que se implicó la comunidad educativa de la comarca, representantes sociales y diversas asociaciones de zonas limítrofes.

Estudiantes y profesores de los colegios e institutos de la capital lacianiega junto con representantes sociales del Ayuntamiento, del cuerpo de la Guardia Civil y de los sindicatos de la zona se sumaron a esta concentración que también perseguía la concienciación de los más jóvenes en la lucha contra esta lacra social.

Todos juntos unieron sus voces y  gritaron el ‘No a la violencia de género’ después de cada una de las intervenciones que se fueron sucediendo por parte de estos colectivos. Lecturas realizadas por los propios niños y palabras de repulsa que intentan sumar su granito de arena en la erradicación de la violencia machista que en lo que va de año ya se ha cobrado la vida de 22 mujeres y 3 niños.

Precisamente, el inicio del 2017 fue el más trágico en violencia de género de la última década ya que 16 mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas o exparejas solamente entre enero y febrero. Unas cifras demoledoras contra las que como muy bien se pronunciaba la asociación mujeres de Nazaret, organizadora del evento, ‘todos somos necesarios’.